Paco Rodríguez

Jefes

In Málaga on noviembre 4, 2012 at 6:15 pm

La figura del jefe, de aquel que es capaz de estar junto al subordinado en la trinchera, se ha convertido en una especie en peligro de extinción. Se desconoce la razón, aunque tiene mucho que ver con la incapacidad de los directivos de escoger a los mejores, tal vez por aquello de evitar que algún día el elegido les eche del despacho.  Hay excepciones, pero esta vez no sirven para confirmar la regla.

Un estudio realizado por profesores de diversas escuelas de negocios, la de Standford, entre otras, señala que los dirigentes de una empresa deberían prestar más atención a los mandos intermedios y no verlos como un elemento rutinario de eficiencia: “Los jefes buenos, son aquellos que logran que sus empleados mejoren”. Ni que decir tiene que cuando se explicó este capítulo una amplia mayoría de empresarios se fue a tomar café y a fumar el cigarrillo*.

Encontrar a personas capaces de tomar una decisión, de batallar codo con codo por un objetivo, de dar ejemplo y ser modelo a seguir es hoy día una quimera. A un jefe se le pide preparación, capacidad de organizar y carisma. Si no puede tener las tres condiciones, que al menos tenga una, pero ni por esa.

La RAE define al líder como la persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora.  Los que hay son pocos y te pillan lejos. Y así van las empresas.

*El autor prefiere ocultar la nacionalidad de este grupo de empresarios para no herir sensibilidades de sus paisanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: